Esquel: salió de la cárcel, volvió a cometer un robo y en tiempo récord fue condenado otra vez PDF Imprimir Correo
Esquel

Esquel: salió de la cárcel, volvió a cometer un robo y en tiempo récord fue condenado otra vez.

 

El inusual caso ocurrió en los Tribunales de la ciudad cordillerana. Un hombre salió de la U-14 con libertad asistida. Debía viajar a Buenos Aires pero antes cometió un robo. En apenas 24 horas recibió una nueva condena y hasta resarció económicamente a la víctima.

Un hombre que salió de la U-14 de Esquel con libertad asistida y tenía previsto viajar a Buenos Aires, fue detenido tras un robo y en tiempo récord fue condenado nuevamente y hasta resarció económicamente a la víctima.

El inusual caso ocurrió en los Tribunales de la ciudad cordillerana y el trámite tuvo un procedimiento "exprés" gracias a la conjunción de varios factores, informó el Ministerio Público Fiscal de Chubut: el inmediato y preciso aviso a la Policía por parte de dos testigos del hecho; la rápida intervención policial, la constatación de evidencias directas que vinculan al imputado con el hecho; la decisión de los fiscales de utilizar las herramientas que ofrece el Código Procesal para realizar procedimientos de juicio rápido; y la disposición del imputado, asesorado por la Defensa Pública, para allanarse a la prueba y admitir su responsabilidad, fueron varios de los motivos que permitieron que en poco más de 24 horas se resuelva el caso.

De este modo, Martín Cannavo fue condenado a cumplir seis meses de prisión efectiva, se lo declaró reincidente y reparó a las víctimas con 7 mil pesos.

El hecho

El jueves pasado a las 15, dos chicas que fumaban en la vereda de un local nocturno de la ciudad de Esquel, vieron a un hombre que golpeaba con un objeto contundente la puerta de vidrio del local comercial ubicado en Rivadavia y Roca. Avisaron de inmediato al 101, relatando que el sujeto entró al local y salió con cargando un bulto importante de prendas de vestir y un bolso a rayas.

Las testigos también describieron la ropa que tenía puesta, y agregaron que había salido por la calle Roca hacia la Alvear. El comando avisó por radio a los móviles policiales y el patrullero que estaba en la zona tomó por la calle Alvear y luego se dirigió por Roca hacia Rivadavia.

Al aproximarse a 9 de Julio vieron a un hombre que respondía a la descripción. El sujeto al ver el móvil soltó las prendas robadas y el bolso. Todo mientras seguía caminando sin acelerar el paso. Cuando lo aprehendieron no puso ninguna resistencia, solo dijo que no tenía nada que ver con el hecho.

En la revisación médica se constató que tenía un corte sangrante en la mano. Las ocho camperas secuestradas en la vía pública tenían manchas de sangre. También había restos de sangre en los vidrios rotos del local.

El imputado había salido ese mismo día de la U-14 con libertad asistida. Debía viajar a Buenos Aires y contaba ya con el boleto de colectivo para salir a primera hora de la mañana a Bariloche. Había pasado la noche en la Terminal de Esquel y cuando ya no pudo permanecer allí, pasó por distintos locales hasta que sucedieron los hechos que lo devolverían a la Unidad que acababa de dejar.

El mismo jueves se realizó la audiencia de control de la detención en los Tribunales de Esquel, Cannavo declaró que no tuvo nada que ver con el robo. Que él caminaba y no llevaba nada consigo cuando lo detuvo la policía. La defensa a cargo de Paola Bagnato, cuestionó la posibilidad de transitar sin dificultades portando ocho camperas de abrigo más otras prendas de bebé.

Por la Fiscalía el fiscal Fernando Rivarola y el funcionario Guillermo Moré, realizaron la imputación y propusieron dar al caso el trámite de juicio rápido por entender suficiente el cúmulo de prueba reunido. La defensora pidió un cuarto intermedio para hablar con su defendido, al regresar anticipó que analizan la posibilidad de llegar a un juicio abreviado, por lo que se pidió que se suspenda la audiencia hasta el día siguiente para acordar los términos. La Fiscalía quería informar a la víctima antes de definir su postura.

Este viernes por la mañana, el juez José Colabelli reabrió la audiencia. El funcionario de Fiscalía informó los términos del juicio abreviado y detalló la prueba reunida. Se hizo presente la víctima y manifestó su conformidad con la solución arribada. El imputado reconoció el hecho y aceptó que se le imponga la pena de seis meses de prisión, declaración de reincidencia y el pago de 7 mil pesos en concepto de reparación a la víctima.

Luego de un cuarto intermedio, el juez leyó su sentencia homologando el acuerdo. Colabelli destacó el profesionalismo con que se abordó el caso, dando una solución definitiva, con sentencia firme, a poco más de 24 horas de ocurrido el hecho.

El imputado fue trasladado nuevamente a la U14.


 

 

 

Fuente: Ministerio Público Fiscal de Chubut

Esquel: salió de la cárcel, volvió a cometer un robo y en tiempo récord fue condenado otra vez