Polémica venta de tierras en Esquel: el municipio avaló la operación PDF Imprimir Correo
Esquel

Polémica venta de tierras en Esquel: el municipio avaló la operación.

 

Rafael Williams admitió que estaba al tanto y que todo fue “lícito”. La transferencia de unas 110 hectáreas de campo en el Departamento Futaleufú, dentro del ejido de la ciudad de Esquel, quedó envuelta en los últimos días en una polémica sobre las responsabilidades que le cupieron a las autoridades provinciales y municipales en la transferencia de tierras que hasta hace algunos años eran fiscales y, desde el año pasado, pasaron a manos privadas.

El caso de la transferencia de la Parcela 51, Cirscuncripción 2, Sector 5, Fracción D, perteneciente al ejido municipal de Esquel y lindera al Parque Nacional Los Alerces, se conoció el viernes pasado cuando el diario Clarín ventiló parte de los detalles de la enajenación, a partir del decreto 399 de abril del año pasado, en el que la Provincia del Chubut terminó de transferir la propiedad de ese campo.

Ese fue el final de la historia de trámites formales, pero hubo toda una historia previa de transferencias entre privados que siempre fueron avaladas por la Municipalidad de Esquel, que históricamente tuvo la propiedad fiscal de esas tierras, aunque los derechos de uso están en manos de privados desde hace varias décadas y la administración, por ley, recae en el Instituto Autárquico de Colonización y Fomento Rural (IAC).

Sin embargo, ninguno de los trámites que se hicieron en los últimos años fueron realizados sin un consentimiento esencial: el del intendente Rafael Williams, que ayer salió al cruce de lo publicado por Clarín e intentó bajarle el tono a la polémica.

Historia

La ahora Parcela 51 fue entregada en propiedad a un abogado conocido en la zona cordillerana pero ahora radicado en Rawson: Edmundo Mariano Nieva, actual propietario del Registro de la Propiedad Automotor de la ciudad capital, que pagó $ 83.893,80 por las más de 110 hectáreas, un precio que generó la polémica.

En verdad, según pudo confirmar Jornada, Nieva comenzó los trámites de transferencia de la propiedad hace varios años, cuando todavía residía en la ciudad cordillerana.

La Parcela 51 estaba dentro de tierras fiscales que desde hace casi un siglo estaba bajo derecho de un viejo poblador de apellido Rosales. Nunca dejó de ser una propiedad fiscal pero, como miles de hectáreas en toda la provincia, están en manos de privados que pagan cánones anuales por arrendamiento.

A mediados de la década pasada, esas tierras quedaron bajo el control las herederas de Rosales, tres mujeres de apellido Gallegos. Una de ellas, Rebeca Gallegos, inició un trámite de transferencia de ese derecho de la Parcela 51 a Nieva.

Como la tierra está dentro del ejido Esquel, y aunque por ley el manejo de la misma estaba en manos del IAC, ningún trámite sobre las mismas se podía hacer si la anuencia clave del municipio. Inclusive, el del valor de venta. La sola oposición del intendente Williams hubiera bastado para frenar la operación, en caso de que el precio no estuviera acorde al valor de la propiedad. Pero nada de eso ocurrió.

Por eso, se estima, Williams salió ayer a bajarle el tono a la presunta irregularidad que habría habido en el precio de la transferencia de esas tierras. Clarín nombraba entre los involucrados a Juan Ripa, el actual candidato a intendente de Esquel por el Frente para la Victoria (FpV), que en verdad ya no estaba en el IAC cuando se inició el trámite final de venta de esas tierras. Es posible que Ripa haya estado como miembro del IAC en algún trámite anterior, durante la gestión provincial anterior, pero no en 2013 y 2014 cuando se transfirió de manera definitiva ese campo.

Regulaciones

El decreto 399 que firmó el gobernador Martín Buzzi y se publicó en el Boletín Oficial del 14 de abril del año pasado es de forma: se le otorga el Título de Propiedad a Nieva por la Parcela 51 porque todos los trámites de transferencia de la tierra ya estaban cumplidos.

Es que según la Ley I N° 157, el IAC tiene como atribución y obligación la de ejecutar el régimen legal de la tierra fiscal, administrándola y otorgándola en propiedad.

En el caso de Esquel, en particular, en 1981 cedió mediante un convenio las facultades de administrar sus propias tierras fiscales en favor del IAC. Como consecuencia de ello, ese ente provincial –ahora intervenido hasta el 1º de diciembre de este año- se ha encargado de realizar la totalidad de las tramitaciones tendientes a regularizar la situación ocupacional de todas las tierras fiscales rurales ubicadas dentro del ejido comunal de Esquel.

No obstante ello, las decisiones nunca se han tomado en forma unilateral por el IAC, ya que siempre se tuvo en cuenta la opinión del Ejecutivo Municipal previo al dictado de cualquier acto administrativo, como ser el visado y rúbrica de los planos de mensura y la fijación del valor de venta de la tierra involucrada, entre otros.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Diario Jornada

Polémica venta de tierras en Esquel: el municipio avaló la operación
 
 

acuerdo federal minero