Un cuento con final feliz PDF Imprimir Correo
Escuela N° 161

Hansel y Gretel.

alt

 

 

 

Hansel y Gretel vivían con sus padres en una granja donde tenían muchos animales.

Un día decidieron dirigirse a un bosque cercano a buscar hongos.

 

La madre les dijo: “No se alejen demasiado, pues podrían perderse”.

Los niños buscaban hongos con gran interés, pues querían llevar un buen cesto. Y sin darse cuenta se alejaron…

La noche se les echó encima y no encontraron el camino. Hansel y Gretel estaban muy asustados porque todos los animales del bosque los miraban extrañados.

Los niños miraban una casa cercana.

Al llegar a la casa vieron que las ventanas eran de chocolate y había gran cantidad de golosinas colgando y comenzaron a comer.

En la casita vivía una bruja muy mala. Tenía muchas golosinas para dar a los niños, engordarlos y después comérselos.

A Hansel lo puso en una jaula y a Gretel la hacía trabajar en la casa.

Como la bruja era muy corta de vista le decía al niño:

“Enséñame el dedito para ver si engordas”. El niño le enseñaba un hueso de pata de pollo.

alt

 

 

 

La bruja chillaba: “¡Que dedo tan flaco! ¡Denle más de comer para que engorde!”.

Un día cansada de esperar, la bruja decidió comerse al pobre Hansel. Encendió el fuego, pero tiró la leña con tanta fuerza, que al abalanzarse se cayó dentro del horno. Gretel sacó a su hermanito de la jaula y salieron corriendo.

Los niños corrían sin parar para alejarse de la casa de la bruja.

Tras varias horas de camino, llegaron a un inmenso lago. Se preguntaron cómo podían atravesarlo, cuando un cisne blanco les dijo:

-¡Súbanse, yo los llevaré! Los trasladó hasta la orilla y se fue.

Hansel y Gretel siguieron su camino, hasta que felizmente se encontraron con su padre que había salido a buscarlos y prometieron nunca más alejarse hacia el bosque.

 

                                                                                                                                     Adrián-

Un cuento con final feliz