Jornadas literarias en la Escuela Hospitalaria y Domiciliaria 301 PDF Imprimir Correo
Escuela N° 301

Enzo y su mamà Rosa leyeron juntos y escribieron una nueva historia para regalar

 

 

Alumnos y familias de la Escuela Hospitalaria participan del Proyecto de lectura digital, enmarcado  dentro de las propuestas educativas de la institución.  El objetivo del proyecto es llevar la experiencia de lectura recreativa y solidaria en àmbito hospitalario y domiciliario, en contexto de niños enfermos que no asisten a su escuela de origen por razones de enfermedad.

En este marco son las familias junto a sus hijos quienes leen, escriben historias, toman fotografìas y participan de algunas jornadas literarias dando rienda a la creatividad y placer en un marco tecnológico. 

En esta oportunidad la familia Martínez escribió este cuento para regalar, junto a otras historias, en sala de internación.

Mowgli y sus amigos

En una selva muy profunda vivían muchos animales tranquilos y otros muy salvajes.

 Una noche de tormentas y de relámpago llovió tanto que el pueblito cercano se inundó. 

alt

 

De pronto, en el medio de la selva, una canasta  asomó flotando en el agua que crecía más y más. Un bebé dormido se acurrucaba adentro.

Un tigre que miraba feroz se lo quería comer de un bocado.

Para suerte del niño, unos monos trepados a un árbol jugando, se cayeron de la rama que se rompió  y una pantera atenta  lo rescató.

 La pantera servicial,  después de preguntarle a la Junta de animales, se lo entregó a la familia de los lobos. Mamá loba lo cuidó con mucho amor y MOWGLI lo llamó.

Así, Mowgli creció en la selva feliz.

Pero un buen día, los animales querían votar para que el joven abandone la selva porque al fin y al cabo ¡es humano!!!, dijeron.

Y sin más, Mowgli se marchó de repente.

alt

 

En su travesía de regreso, apareció el peligro: un tigre furioso, amenazaba atraparlo. El jóven experto en la selva, se colgó de una liana y saltó a la cabeza del tigre y salvó su vida.

Mientras tanto una hermosa  niña lo miraba sorprendida porque no hablaba su idioma.

 La pequeña que lo admiraba le pidió permiso a su papá y lo invitaron a su casa.  De pronto, un aroma a peligro se metió en la casa.  Mowgli escuchó que el anciano y su gente querian matar a los lobos de la selva cercana.

Desesperado el joven partió a la selva para alertar a los lobos y la niña salió detrás para ayudarlo.

 En el camino, el tigre, más furioso que antes, saltó para comerse al niño  pero sus amigos animalescos  salieron para rescatarlo. 

En un instante, tuvieron una brillante idea: cuando el tigre se paró en un tronco, lo soltaron y voló por los aires! Avergonzado el enemigo se escondió en la selva.

Así termina esta historia de amisad, los amigos ayudaron y Mowgli y Shanti vivieron felices para siempre!!!

 

Fotógrafo: Enzo

Fotos: Ilustraciones del cuento: Libro de la selva

Texto en Word: Rosa (mamá)

 

Enzo Martínez -4° grado Escuela N° 153  y su mamá Rosa Sánchez