Tratamientos estéticos: ¿Son todos seguros? PDF Imprimir Correo
Ahora Mujer

Tratamientos estéticos: ¿Son todos seguros?

 

En los últimos días, los problemas de salud a causa de la aplicación de sustancias de relleno han invadido los Medios de comunicación, y surge la polémica respecto a qué productos están aprobados y cuáles no.

Conversamos con tres cirujanos plásticos certificados, para conocer qué cuidados debemos tener a la hora de someternos a estos tratamientos estéticos.

La aplicación de rellenos para voluminizar ciertas áreas del rostro y el cuerpo tiene una larga historia, y el avance de la medicina científica ha sido fundamental para ofrecer productos que no afectan la salud de los pacientes. Si bien actualmente contamos con sustancias seguras, 100% compatibles con el organismo y que permiten alcanzar resultados altamente satisfactorios, aún continúan utilizándose materiales de relleno que no están aprobados por los organismos de salud ya que, como se ha comprobado, suponen importantes riesgos para la vida del paciente.

El biopolímero conocido como silicona liquida es el producto que más se usaba a fines de los 80, una sustancia de relleno permanente que no puede ser retirada del organismo, y que provoca graves problemas de salud”,dice Lorena Gonzalez Balsas, especialista en cirugía plástica.

Asimismo, el también cirujano plástico Fernando Felice, detalla:“La silicona líquida genera granulomas y, dado que su peso molecular es mayor a la resistencia del tejido, puede migrar del lugar donde fue colocada, lo que termina generando reacciones inmunológicas con grandes procesos inflamatorios, además de generar deformaciones y ulceras con compromiso de los tejidos que invade (músculos, grasa, piel).

Además de la silicona líquida, la aplicación de colágeno y metacrilato también ha sido habitual, sin embargo se ha discontinuado debido a los problemas de salud asociados: “El colágeno dejó de usarse porque genera mucha reacción alérgica y debido al gran componente inflamatorio, deforma los rostros en donde se inyecta, cuenta Felice.

Respecto al metacrilato, una sustancia que únicamente está permitido aplicar en dosis mínimas (1ml) y sobre superficies rígidas, Gonzalez Balsas explica que“esta sustancia a altas dosis producen alteración del medio interno, generando aumento de calcio, con consecuencias para la salud de las cuales las más graves se producen a nivel renal, por eso es indispensable que -de utilizarse- se respete la dosis terapéutica aprobada por la ANMAT”. 

Lamentablemente, estas sustancias se continúan aplicando o inyectando en dosis tóxicas al organismo: “Muchos médicos utilizan estos productos, aunque saben que están prohibidos por los perjuicios que generan. El motivo es que su costo es muchísimo más bajo que aquellos aprobados por las entidades sanitarias como ANMAT y FDA, y prefieren poner en peligro la salud de los pacientes, por el sólo hecho de obtener mayor rentabilidad”, manifiesta Felice.

Ahora bien, no sólo es riesgoso el tipo de producto a utilizar, sino que es igual de elemental que quien lo inyecte sea un profesional certificado y entrenado en la técnica de aplicación: “La inyección directa dentro de un  vaso sanguíneo de alguna de estas sustancias de relleno permanente, ocasionaría un trombo embolismo pulmonar y muerte, ya que son productos que no pueden ser removidos. Esto también puede ocasionarse con la aplicación de la propia grasa, así que es fundamental estar en manos de especialistas que no sólo sepan cómo inyectar correctamente los rellenos sino que, a su vez, puedan actuar rápidamente y con seguridad ante cualquier complicación”,expresa la cirujana plástica.

La cirujana plástica Griselda Seleme recomienda que “todos aquellos pacientes que se han sometido a un tratamiento de relleno pero no están seguros de qué sustancia le inyectaron, deben preguntarle al médico que los atendió y solicitarle el sticker que acompaña a los productos de primera línea, para quedarse tranquilos. Si tienen dudas, pueden consultar a un profesional en Medicina Estética para que evalúe el caso y, de ser necesario, solicite la realización de una biopsia del material para determinar qué tipo de sustancia de utilizó”.

Rellenos seguros y profesionales certificados.

Nunca deben aplicarse rellenos permanentes en el rostro, ya que de existir algún inconveniente, el mismo también será permanente”, afirma la doctora Gonzalez Balsas y Felice coincide: “En la actualidad contamos con rellenos de ácido hialurónico, un producto noble, que no implica ningún tipo de riesgo para la salud y es temporal. Su duración es de 12 a 18 meses aproximadamente, y es reabsorbido por el cuerpo sin que queden rastros del mismo. Las ventajas son múltiples: no sólo es compatible con el organismo, sino que además- como no es permanente- si el paciente no está conforme con el resultado o se produce algún tipo de complicación, podemos disolverlo aplicando hialuronidasa, una enzima que lo degrada instantáneamente.

El 97% de los productos de relleno utilizados en el mundo son de ácido hialurónico. Recientemente, las estadísticas anuales de ASAPS revelaron que – como desde hace siete años- es el segundo procedimiento más elegido, luego de la Toxina Botulínica Tipo A, gracias a la excelencia de sus resultados y la seguridad del tratamiento. Sin embargo, sólo se utiliza en rostro y manos: “El ácido hialurónico de calidad, elaborado por laboratorios de confianza, viene en jeringas de 1cc, y según la zona a tratar podemos usar dos o tres jeringas. Pero el costo económico de realizar rellenos corporales con estos productos sería altísimo: para grandes volúmenes la única sustancia inyectable que está aprobada es el propio tejido graso, o la colocación de prótesis”,explica Seleme y el Dr. Felice concide: “Hoy en día muchas modelos y vedettes tienen inyectados diferentes productos nocivos en los glúteos, como ser silicona liquida (biopolimeros) y metacrilato de uso traumatológico u odontológico. Estas sustancias en dosis tan grandes, son sumamente peligrosos. Lo ideal para el aumento de glúteos es usar prótesis o bien la propia grasa del paciente.”

La lipotranseferencia consiste en lipoaspirar la grasa de diferentes regiones del cuerpo y luego volver a inyectarla en la zona del organismo a la que queremos aportarle volumen, sin ningún tipo de agregado para asegurar la total compatibilidad del relleno. Este procedimiento quirúrgico es el más recomendado para el aumento de glúteos”,comenta Seleme.

Es importante recordar que las operaciones estéticas deben ser realizados en un quirófano, y de manos de cirujanos plásticos certificados”, manifiesta Felice. Al respecto, la Dra. Gonzalez Balsas sugiere: “Para tener seguridad de que el profesional está certificado, la recomendación es buscar especialistas que formen parte de las sociedades científicas que enmarcan este tipo de actividades: los cirujanos plásticos nos congregamos dentro deSACPER  y sus filialesoSCPBA; mientras que los dermatólogos –quienes pueden realizar tratamientos inyectables mas no quirúrgicos-, se agrupan en laSociedad Argentina de Dermatología”.

 

Consejos a tener en cuenta si vas a someterte a un procedimiento estético:

- Consultar a un especialista en Medicina Estética certificado bajo alguna Sociedad científica que avale su expertise en la materia.

- Utilizar sustancias temporales de alta calidad, elaboradas por laboratorios de confianza y que cuenten con la aprobación de ANMAT y FDA.

- Los productos inyectables aprobados por ANMAT y FDA vienen con un doble sticker para garantizar su origen y trazabilidad: uno debe dejarlo registrado el profesional  en la historia clínica y el otro queda en manos del paciente. ¡Recuerden solicitar este sticker! 

- El especialista debe abrir la caja del producto y la jeringa delante del paciente.

- Las cirugías deben realizarse en quirófanos que cuenten con todas las herramientas necesarias para garantizar el bienestar del paciente y hacer frente a cualquier complicación. 

 

Mitos sobre los tratamientos inyectables temporales

Requieren anestesia local. 

Falso: Los rellenos de ácido hialurónico de calidad, elaborados por laboratorios de confianza, traen incorporado lidocaína en su fórmula, un anestésico local que brinda confort durante y post la aplicación.

Pueden realizarlo cosmetólogos en centros de estética.

Falso: Únicamente los especialistas certificados en Medicina Estética (cirujanos plásticos y dermatólogos) que cuente con entrenamiento en las técnicas de aplicación, pueden aplicar rellenos.

Son dolorosos.

Falso: La tecnología que poseen los productos de buena calidad, hace que no sean dolorosos. Si los realiza un profesional en Medicina Estética, y la sustancia es de un laboratorio de confianza, ni se sienten al aplicarlos y la reacción inflamatoria es casi inexistente.

Cuando dejás de aplicarlos, el rostro luce peor que antes.

Falso: Si el paciente deja de aplicarse rellenos, volverá a un proceso normal de envejecimiento, con la ventaja de que –gracias al efecto hidratante y reparador del ácido hialurónico- el rostro lucirá mucho mejor que antes de haber iniciado el tratamiento.